La Mansión

    Comparte
    avatar
    Miss Ato
    Usuario
    Usuario

    Cantidad de envíos : 43
    Fecha de inscripción : 09/03/2009

    La Mansión

    Mensaje  Miss Ato el Miér Mar 25, 2009 6:21 pm

    Pues bien....después de estar hasta las narices de que asotaku este en mantenimiento, he decidido publicar este fic aquí (porque ya que lo había empezado en asotaku pensaba tener la amabilidad de acabarlo allí, pero ya nada)


    No se muy bien si todos habéis visto las imagenes del comic, me da que no....y no me apetece nada ponerme a escanear y demas ahora..pero no me queda otra...



    Comic pág 1
    (TEXTO: 1) Cuando siendo aun adolescente te enteras de que tus abuelos te dejan de herencia una casa esperas no tener jamás problemas de vivienda
    2) Cuando además recibes la herencia sin llegar a la mayoría de edad, esperas una vida sin ataduras y cierta independencia
    3) Esperas vivir sola, esperas vivir para tí, pero esto...
    4) Esto no me lo esperaba...





    Comic pág 2




    Comic pág 3










    La casa estaba más habitable de lo que Jane habría jurado al principio, al menos tenía electricidad en casi todas las habitaciones y salía agua potable de los grifos, si se dejaba correr un rato, claro.
    Se había pasado el día limpiando la casa. La ausencia de muebles había facilitado bastante la tarea, pero las grandes extensiones de suelo lleno de polvo de hacía meses llevaba su tiempo.
    Hacía ya mucho que sus abuelos habían dejado la casa y Jane suponía que desde entonces no se debía haber pasado una escoba.

    Se le hizo de noche limpiando, había acabado cansada pero satisfecha. Se sentía extraña en aquel lugar. Su juicio se veía a menudo en rivalidad con un sentimiento de estremecimiento que le producía cambiar de una estancia de la casa a otra.
    Era indudable que aquel lugar imponía. Con unas habitaciones y salas tan inmensas y vacías nunca se acababa de estar a gusto.
    Todos los lugares estaban bien iluminados, pero hasta que no llevabas un buen rato dentro de un mismo lugar no te acababas de acostumbrar.

    De todas las habitaciones de la casa, Jane escogió la primera a mano derecha según se subía por las escaleras al segundo piso, porque claramente era en el segundo piso donde se encontraban los dormitorios, cinco pudo contar Jane, aparte de una gran biblioteca y una sala que no consiguió abrir.
    Jane hizo un sobreesfuerzo para apagar todas las luces de la casa a su paso hasta su habitación, pero ante todo mantuvo la compostura, ella no era de esas chicas que se asustaban fácilmente, y mucho menos por cruzar una sala libre de obstáculos, aunque estuviera en penumbra.
    Pero solo se sintió cómoda cuando llegó a su habitación, tan llena de cajas aun sin desembalar, con unas dimensiones inferiores a las de las otras habitaciones. Seguramente tanto el tamaño como la única ventana de proporciones pequeñas que había en el cuarto era lo que le transmitía a la chica la sensación de cobijo, al menos allí estaría tranquila hasta que se acostumbrara a la inmensidad de su propiedad, o hasta que encontrara algún inquilino que quisiera vivir allí con ella.
    Eso la hizo pensar. Ya se había tumbado sobre la cama, que se limitaba a un colchón tirado en el suelo, y una sabana para cubrirse, pues aun en verano, al amanecer siempre refrescaba algo.
    Si debía alquilar alguna habitación para mantenerse (maldijo nuevamente a sus padres) mañana mismo pondría anuncios por toda la ciudad.
    Tenía suerte, pues a pocos metros de la mansión había una parada de autobús que pasaba por las universidades y, obviamente, una casa a 15 minutos de clase sería interesante para muchos jóvenes.
    Pensaría en ello más adelante, por el momento se estiró en la cama y trató de relajarse, pero todo aquel silencio le resultaba algo incomodo.
    Suspiró ofuscada y se reprendió a si misma girándose y poniéndose de lado en la cama.

    -Vamos Jane… ¡duérmete ya!–se tumbó bruscamente de nuevo boca arriba.

    El tiempo fue trayéndola el sueño. El sonido del minutero de su reloj se interpuso al que producía la suave brisa moviéndose por entre el jardín y Jane pudo despejar la mente de ideas negativas y relajarse.

    Si bien todo el mundo odia que se le moleste en esos primeros minutos, mitad sueño mitad vigilia, a Jane no la importó, sino que la puso alerta.
    El ruido que la había despertado mientras trataba de dormirse era demasiado inusual como para atribuírselo a algún animalillo indeseable correteando por el suelo.
    De hecho, que Jane supiera las ratas no hablaban, y para cuando empezaba a sospechar que había sido cosa de su mente traicionera la voz se repitió de nuevo. Con toda claridad.

    Jane agudizó el oído. Sin darse cuenta se había sentado sobre la cama y permanecía como una estatua inmóvil observando la puerta.
    Hacía tan solo unos minutos, el dejar una abertura entre la puerta y el marco de ésta le había parecido una buena idea. La claridad que entraba por ella le había hecho sentirse acompañada, pero estaba claro que sola no estaba.
    Por la mañana se había apresurado a pensar que los ruidos de pasos que oyó fueron los de su propia madre escabulléndose después de dejar la carta con la buena nueva. Pero al parecer se había equivocado. La joven puso más atención a la voz, de la cual sacó dos cosas en claro. La primera era que la voz no estaba en su idioma, y la segunda, que se acercaba cada vez más. Ya estaba en el segundo piso, en el pasillo que daba a su puerta.

    Tal vez fuera un vagabundo, un indigente, o cualquier otra persona que buscaba un techo bajo el que dormir.
    Independientemente de quien fuera, Jane se había colocado en una situación peligrosa. No sabía nada de su acompañante, pero las cartas que tenía ella no eran muy favorables, pues una adolescente de pequeña estatura y asustada no sería de gran ayuda en un enfrentamiento.
    El pasillo del segundo piso era estrecho y largo. La voz se movía hacia delante y hacia atrás, pero nunca se alejaba demasiado de la puerta de Jane.
    En el momento que más necesitaba de su mente racional para pensar algo que la sacara de semejante situación y no era capaz de pensar en nada, salvo en el absurdo detalle de que por mucho que se moviera aquel individuo no se oía el más mínimo ruido de pasos.

    ¡¿y a quién le importa eso ahora Jane?! –reprendió a su cerebro- ¡Ese tipo puede ser un asesino en serie que esté apunto de atravesar la puerta y rebanarte el cuello! Y ni siquiera habla tu idioma –lloriqueó interiormente viendo que la única posibilidad de solucionar las cosas con el dialogo se esfumaban.

    El sonido de la voz pareciendo alejarse y acercarse le puso enferma a Jane. “¡Seguro que lo está haciendo para acojonarme!” –pensó Jane- “Dios…porque no tendré una pistola ahora” -lloriqueó de nuevo y entonces la puerta de su habitación se cerró de golpe, haciéndola pegar un bote.
    Jane se quedó absolutamente inmóvil, dejó de respirar y abrió los ojos tratando de ver lo que no podía oír, pues la voz había cesado.
    Antes de que pudiera tomar aire, Jane notó un frío húmedo por el brazo y la columna vertebral y, antes de que pudiera reaccionar, la voz sonó de nuevo, al lado de ella.

    Saltó de la cama aterrada, ahogando un grito en la garganta, tan desesperadamente que hasta la dolía, y se abalanzó de cabeza hacia la puerta, tropezando con la sábana.
    Tiró del picaporte.

    ¡No! –y el pasador no respondió- ¡Noooo! – gritó otra vez al tirar de nuevo y comprobar que la puerta no la dejaba pasar.
    Se giró sobre si misma y quedó con la espalda pegada a la pared.

    ¿Quién eres?...¿que quieres? ¡¿Qué …que quieres?!..dijo mientras palpaba la pared en busca del interruptor de la luz, el cual parecía que había desaparecido.

    Pero la voz no contestaba.

    ¡¿Quién eres maldita sea?!...-lloraba Jane-

    Pero no obtenía respuesta. Se dejó caer al suelo y su pie tropezó con una de las cajas que tenía en cuarto. Metió la mano en ella rápidamente, rezando por que fuera en esa caja donde metió su linterna.
    Y por fin la suerte le echó una mano. Acertó a encontrar y sacar la linterna de la caja. Sin pensarlo, Jane enfocó su cama pero no había nadie en la zona iluminada. Movió frenéticamente la linterna de un lado a otro, y no vio a nadie.
    Jane se puso en pie y, esta vez lentamente y controlando sus nervios, rodeó las cajas apiladas que había enfrente de ella. “Que ruin esconderse detrás de unas cajas.” Pensaba Jane.
    No sabía que encontraría, pero sentía como si cuando consiguiera verle, ella tomaría el mando. Era ahora ella la que le perseguía y él el que se ocultaba.
    Un, dos y tres pasos y pudo enfocar detrás de las cajas. Y no encontró nada.
    Pero antes de que pudiera reponerse de la sorpresa, una gota fría calló sobre su mejilla y a continuación otra, y otra.
    Molesta y de forma instintiva, enfocó lentamente hacia arriba.

    Y ahí estaba.




    Comic pág 4






    CONTINUARÁ


    Última edición por Miss Ato el Miér Mar 25, 2009 6:30 pm, editado 3 veces
    avatar
    Dreaming_Zell
    Usuario
    Usuario

    Cantidad de envíos : 40
    Fecha de inscripción : 24/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Dreaming_Zell el Miér Mar 25, 2009 6:24 pm

    Bueno, pues lo mirare, lo que pasa es que con una pagina no te puedo dar mi primera impresión, siguelo a ver que tal continua ^^
    avatar
    Miss Ato
    Usuario
    Usuario

    Cantidad de envíos : 43
    Fecha de inscripción : 09/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Miss Ato el Miér Mar 25, 2009 6:33 pm

    Oh! es que estaba haciendo pruebas con el tema jejeje

    me pillaste con las manos en la masa....pobre de mi que pensaba que estaba sola en el foro....y me has pillao....ale, ahi tienes todo, espero que consigas ver todo bien, y ya me dices...

    A los que lo han visto...pues nada....que colgaré en breve el segundo trozo que ya tengo escrito y qua ya podríais estar leyendo si no fuera por lo que ya he dicho...ejem...

    Un besin
    avatar
    Hisana
    Usuario
    Usuario

    Femenino Cantidad de envíos : 48
    Edad : 27
    Fecha de inscripción : 14/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Hisana el Miér Mar 25, 2009 8:27 pm

    Así que al final te has decidido por fin a colgar el fic aquí! xD
    Aunque sí, lo de Asotaku te acaba poniendo de los nervios... es una pena Ó.Ò

    Miss Ato escribió:
    A los que lo han visto...pues nada....que colgaré en breve el segundo trozo que ya tengo escrito y qua ya podríais estar leyendo si no fuera por lo que ya he dicho...ejem...
    OoO
    QUIERO LEERRRRRRRRR!!! >¬<
    avatar
    deamar
    Administrador
    Administrador

    Femenino Cantidad de envíos : 71
    Edad : 29
    Fecha de inscripción : 07/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  deamar el Miér Mar 25, 2009 11:22 pm

    Cuelga Miss Ato, ¡CUELGA! Me encanta ser prota de tu fiiic, bueno, que salgo siempre pero bueno.

    ¡Venga, que estoy expectante!


    _________________
    avatar
    Miss Ato
    Usuario
    Usuario

    Cantidad de envíos : 43
    Fecha de inscripción : 09/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Miss Ato el Jue Mar 26, 2009 12:20 am

    Y a mi me encanta usarte de protagonista en mis fics...es un personaje, un tipo de personaje que siempre me a gustado mucho, al igual que el de Shishio...y ahora me estoy encariñando mucho con el de Hisana y Sen, aunque sobretodo con el de Hisana, creo que será mi nueva musa xD
    Saldrá ahora en el siguiente capitulo, y no os dejará indiferentes xDD


    De este fic avisaros que como no os he pedido ficha, y aunque siempre respetaré algun que otro detalle de vuestros personajes de siempre....deciros que esta vez los modificaré. Algunos os encontrareis sorpresitas en vuestra personalidad que espero que os guste...creo que el cambio (no radical) viene bien de vez en cuando, aunque otros seguiréis igual, jeje (Deshi xD)

    Mañana mismo cuelgo el fic

    Un besín!
    avatar
    Sen
    Usuario
    Usuario

    Cantidad de envíos : 13
    Fecha de inscripción : 10/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Sen el Jue Mar 26, 2009 3:30 am

    Si si.... muy bien... ahi dejándome el último mono y encima diciendo que Hisana es tu nueva musa. Lo que me convierte en... cero a la izquierda?? Muy bonito...

    *Garabatea en su libreta, por encima su hombro ve algo de eliminar humillante y horriblemente a Miss Ato en su fic....*

    MUAJAJAJAJ!!!

    Por cierto, muy bueno el primer capi, creo que puedes transmitir muy bien los nervios y el miedo que pasaría Jane, y cualquiera de nosotros, en una situación asi. Tengo ganaas de leer mas^^
    avatar
    Miss Ato
    Usuario
    Usuario

    Cantidad de envíos : 43
    Fecha de inscripción : 09/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Miss Ato el Jue Mar 26, 2009 7:02 pm

    va....no te pongas así hombre....si en el proximo capi sales tu ya y todo (y Hisana jeje) y creo que el el proximo (creo porque aun no está escrito) sale shishio.....


    hoy cuando llegue a casita pongo el segundo capi, ahora me voy a atropellar peatones en mi sexta clase de conducir


    (sen......por tu vida....trata bien a mi personaje.....no seas rencoroso)
    avatar
    Hisana
    Usuario
    Usuario

    Femenino Cantidad de envíos : 48
    Edad : 27
    Fecha de inscripción : 14/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Hisana el Jue Mar 26, 2009 8:46 pm

    Yo también te quiero mucho!!! >3< *Hisana se abalanza sobre Miss Ato y empieza a achucharla*

    Aunque sí, esto de las fichas afecta mucho...
    Ya he llegado a un punto en el que incluyo inconscientemente a determinados personajes (veáse: Deamar, Shishio, Sen, Miss Ato, ...) cuando pienso en ideas para fics (aún por escribir y sin haber pedido fichas)... @.@

    A ver si cuelgas pronto el siguiente capi! >¬<
    avatar
    Miss Ato
    Usuario
    Usuario

    Cantidad de envíos : 43
    Fecha de inscripción : 09/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Miss Ato el Vie Mar 27, 2009 12:47 am

    Ahí va nuevo trozo....creo que se va a hacer bastante pesado porque solo habla de los dos personajes que ya han salido...y los siguientes ya aparecen a lo ultimo, pero tengo que ir introduciendolos poco a poco...allá va




    CONTINUACIÓN



    La mañana había llegado, y Jane estaba sentada en la mesa del comedor, con una taza de café solo y sin azúcar en las manos.
    Lo que ocurrió anoche le había puesto su mundo patas arriba.


    Todo fue demasiado real como para pensar en que pudiera ser un sueño. De hecho, aquella fue la primera vez en su vida que perdía el conocimiento a causa del miedo. Y la situación no era para menos.
    Todavía recordaba a aquel ente flotando sobre su cabeza, aquel ser que la había perseguido y atemorizado durante la noche. Sus dos ojos, como pequeñas esferas brillantes resaltaban en la oscuridad de la habitación, y la miraban fijamente.
    Y antes de que la joven pudiera gritar, o siquiera tomar aire en sus pulmones para hacerlo, el fantasma se movió, se abalanzó sobre ella como si fuera a tragarla, y el último recuerdo que tenía antes de haber perdido el conocimiento era haber cerrado los ojos y haber levantado el brazo como si quisiera protegerse.
    Cuando se despertó seguía siendo de noche, pero no había rastros de aquella mujer. La puerta no se opuso a que la abrieran en esa ocasión y Jane salió de su cuarto y de la casa a toda prisa.

    Llegó a la esquina de la calle de su vecindario después de correr por toda la acera llena de hojas. Aunque estaba todo oscuro consiguió alcanzar su objetivo sin tropezarse en el intento. La cabina telefónica.

    Su primer impulso fue llamar a su abuelo. El miedo de hacía un instante se había convertido en ira, y que la cogieran el teléfono a la tercera llamada no la calmó demasiado.

    -Maldito viejo chantajista y perturbado…- dijo Jane tras darle un sorbo a su café.

    A las tres de la mañana, y después de haber pasado el mayor miedo de su vida, se encontraba en una cabina telefónica escuchando la historia mas disparatada que se podía inventar, de boca de tu propio abuelo…¡y esperaba que se la creyera!

    Claro, así que la mansión no es una casa tenebrosa, sino que es la casa donde van a parar las almas de las personas muertas para llevarlas al más allá y que descansen en paz.

    -Una historia un tanto explotada- recordaba haber pensado Jane.

    Lo cierto es que no se paró a escuchar mucho más de lo que su abuelo tenía que decirle. No a las tres de la mañana, no estando descalza dentro de una cabina telefónica muriéndose de frío.

    Jane había vuelto a la casa después de colgar a su abuelo en medio de la conversación.
    Aquella mujer espeluznante no la molestó más durante la noche, aunque tampoco consiguió dormir.

    Por la mañana todo parecía confuso y la casa estaba más solitaria que nunca.

    -Y ahora….¿como se supone que voy a alquilar las habitaciones? – se lamentó la chica- Se ofrece casa para compartir. Amplia pero poco iluminada. Ideal para persona propensa a un paro cardíaco que quiera suicidarse o para adolescentes aficionados a lo paranormal. Habitación con derecho a cocina, baño comunitario y fantasma sangriento incluido.

    Jane hizo una mueca de ironía. Su primera y más lógica fuente de ingresos se había ido al traste por esa…esa…no sabía siquiera quien era.
    Lo que si sabía Jane, de lo poco que consiguió traducir de lo que su abuelo le contó, es que al parecer ella tenía el poder para mandar los espíritus al más allá.

    -Claro…me viene de serie, como los airbag…

    Se vistió rápidamente, miraba por los rincones de la casa pero no se volvió a topar con la mujer fantasma. Tal vez solo salía de noche.
    Aunque aquel mismo día, y los que le sucedieron, pudo comprobar que el fantasma aparecía cuando se le antojaba.

    Su abuelo le había podido hablar de ella la pasada tarde. Jane no podía estar más furiosa cuando se lo contó. Al parecer el espíritu de la mujer llevaba en la casa décadas, incluso cuando sus abuelos vivían allí. “ También podían haberse molestado en comentarme ese pequeño detalle cuando les dije que me mudaba…” pensó Jane.
    Al parecer sus abuelos eran sus antecesores, o más bien ella era el relevo. ¿de que? Pues se ve que su familia, desde tiempos remotos, se había encargado de ir llevando a las almas de las personas al descanso eterno. Sus abuelos ya se habían jubilado, y ahora la tocaba a ella.
    Recordarlo la desconcertaba y la cabreaba cada vez que pensaba en ello pero como prueba de que era cierto estaba el fantasma, así que ella no podía decir más.

    Su abuelo la dio indicaciones de que fuera a la biblioteca y buscara en el primer cajón del escritorio viejo y polvoriento que había en la sala. Había encontrado una caja de madera, a semejanza de un joyero, pero que solo tenía dos compartimentos. Uno, con un liquido negro, el segundo…con un pincel.
    Encontró, además, un folio sujeto a uno de los bordes interiores de la tapa, al abrirlo vio una inscripción, un garabato que parecía bastante complejo, como esas palabras chinas compuestas que no tienen mas que palitos y demás líneas con formas incomprensibles que luego resulta que son solo una única palabra.
    Teóricamente, esa era la inscripción que ella debía poner sobre el corazón de las almas, con el pincel y la tinta de la caja.

    -Tres horas y media para mandar cada espíritu al más allá…¿Cómo quieren que dibuje algo tan complicado? –suspiro-

    Jane estaba en la sala de estar. Había pasado una semana desde que puso el primer anuncio (de los miles que imprimió) en una farola de la ciudad. Durante un par de días había difundido que la casa estaba disponible para alquiler…y todavía nadie la había contestado.
    La Mansión tenía mala fama. Muy valiente o muy estupido debía ser el que se decidiera a entrar en ella.

    -El caso es que el dinero se me acaba…-pensó Jane mientras se tiraba en el sofá encendiendo el televisor.
    Se había conseguido traer algunas cosas de casa, al menos las suficientes como para hacer más cómoda la estancia, por supuesto hablo de la tele.
    Era medio día y echaban un programa de cocina que ella detestaba.

    Irónicamente, desde hacía tres días todas las mañanas se sentaba en el sofá y se ponía a verlo, o simplemente dejaba el televisor encendido en ese canal.

    El “porque” apareció al instante a su lado. Jane giró la cabeza para verla mientras ponía más volumen al televisor.

    -¿así está bien Nindë? – dijo al fantasma que ahora permanecía flotando sobre uno de los asientos del sofá, suponiendo que así debía de llamarse, según le dijo su abuelo.
    Nindë giró la cabeza para mirarla, como gesto de afirmación, y devolvió la vista a la pantalla.

    Allí sentada, Jane se sentía como recién escapada de psiquiátrico. Justo a su lado tenía el espíritu de una muerta, y ella tan tranquila.
    La verdad es que se había acostumbrado ya a sus constantes apariciones, hasta el punto de compaginar su vida con la de ella.
    Jane entornó los ojos un poco y suspiró. Trató de imaginarse lo sola que debía sentirse Nindë. Día y noche encerrada en la mansión, durante décadas.
    Ahora entendía porqué, desde que ella entraba en casa a la vuelta de hacer los recados, Nindë la seguía a todas partes. Estaba buscando su compañía.

    -Igual que yo la de ella- dijo en voz alta sin darse cuenta.

    Miró de nuevo a Nindë. Su cabello flotaba alrededor de su cara y nunca bajaba más de sus hombros, aunque por largura debía de llegarle a la cintura.
    Siempre estaba en movimiento y le ocultaba la boca, dejando ver tan solo dos esferas circulares amarillas, que formaban sus ojos, y que destacaban sobre una sombra que cubría toda su frente hasta la nariz.
    Realmente tenía un aspecto lúgubre y aterrador.
    Además, constantemente estaba sangrando por la herida que tenía en el vientre, un corte que nunca cesaba. De vez en cuando, Nindë se llevaba las manos allí, como si la doliera, y cruzaba sus brazos sobre el estómago durante un rato.
    Jane había observado ese comportamiento varias veces, aunque no entendía por qué, se suponía que los fantasmas no sentían dolor.

    La joven se levantó del sofá para ir a preparar algo de comer, tanto rato viendo cocinar la había abierto el apetito.
    Pero mientras iba de camino a la cocina, el sonido del timbre hizo que se parara.
    Al abrir la puerta se encontró con una joven y llamativa chica que lucía una sonrisa en la boca.
    Puso atención al papel que llevaba en la mano, uno de los tantos que había repartido por la calle. ¿por fin tendría inquilino?

    Jane se preguntó que clase de chica se atrevería a venir a esa casa. Tal vez fuera como ella, una persona que no temía a nada y que convivía con una muerta como el que tiene una mascota.
    O tal vez…


    Chica: ¡Kiaaaa! ¡Tía eres tal como me esperaba! ¡Pareces sacada de una película de miedo! Esta casa tan vieja con un jardín con tal mal rollito y todo tan oscuro y demás ¡eres perfecta! Que supermona ¡oh! ¿Nunca te tropiezas con esa bufanda que llevas al cuello? Yo andaría todo el día por los suelos jajajaja ¡por cierto mi nombre es Hisana! Estoy encantadísima de conocerte de verdad que estoy deseando mudarme ya aquí porque estaba en casa de mi novio que no veas que pesado porque si todo el día para adelante y pa atrasjejeje ya sabes como son los chicos y total a mi tampoco me sabía bien estar todo el día de gratis allí que parecía una mantenida y claro una tiene su orgullo ya sabes tu eres chica me comprendes así que me dije ¡Hisana! Hay que buscarse un sitio y ¡mira tu por donde! Encontré un cartel de estos en la parada del bus y cuando llegué aquí que super tétrico es todo tan a lo peli de miedo que me gustó y bueno luego pensé que igual el dueño era un psicótico salido con más peligro que otra cosa así que cuando te vi a ti aquí en la puerta me he llevado un alivio porque tu eres la dueña ¿no?

    Jane: s..

    Hisana: ¡¿de verdad?!

    Jane: pues s…

    Hisana: ¡que bueno! Porque de verdad no estaba muy segura de si decidiría quedarte pero si eres tu la dueña y la gente es maja y tal seguro que me quedo aunque habría que hablar de dinero no creo que haya problema pero tampoco quiero dejarme todo el sueldo de la peluquería aquí porque ¡soy peluquera ¿sabes?! Si quieres un día te peino ¡totalmente gratis claro! Jejeje y…

    Jane: ¿te tiñes el pelo?

    Hisana: ¿eh? –desconcertada- ¡que va! Es mi color natural

    Jane: (genial, me a tocado la rubia…)

    El sonido del móvil de la joven cortó las palabras que sin duda iban a salir a bocajarro de su boca, para alivio de Jane, que se sentía tan agotada después de escucharla como si hubiera recibido una paliza.

    Hisana: ¡oh! Es mi novio….bueno, lo dicho, que encantada de conocerte…luego me paso y ya hablamos (Jane: querrás decir que hablarás tú) y ya me presentas a los demás…

    Jane: En realidad estamos solas tú y yo de momento…

    Hisana: ¿y él? –dijo señalando a un joven apuesto y sonriente que estaba de pie detrás de la puerta al lado de Jane.

    Janese giró bruscamente, sorprendida, y le miró atónita, gracias a dios Hisana llevaba tanta prisa que no se detuvo a escuchar una explicación, porque Jane no tenía ninguna.
    Cuando la supuesta nueva inquilina (algo estaba por ver aún) se alejó, Jane cerró la puerta.

    Jane: ¿Quién eres?

    Chico: Hola, soy Sen ^^

    CONTINUARÁ
    avatar
    deamar
    Administrador
    Administrador

    Femenino Cantidad de envíos : 71
    Edad : 29
    Fecha de inscripción : 07/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  deamar el Vie Mar 27, 2009 1:17 am

    LOL. Es que no tengo más palabras. ¡LOL! Por dios, Miss Ato, ¡¿qué le has hecho a mi personaje?! Pobrecita Jane, y ¡qué Hisana! Me ha puesto de los nervios, es irritante y pesada y ¡argh!

    Todo bien, ya sabes, excepto esos laísmos y tal. A ver cuando cuelgas más Smile


    _________________
    avatar
    Hisana
    Usuario
    Usuario

    Femenino Cantidad de envíos : 48
    Edad : 27
    Fecha de inscripción : 14/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Hisana el Vie Mar 27, 2009 1:32 am

    Nindë... Muerta desde el primer capítulo xDDD
    Menos mal que has posteado este capítulo antes de que abriese un tema para el fic nuevo en el que estoy pensando (la idea principal se parecía en ciertas partes) xD

    Cuando dijiste un ligero cambio en el carácter no pensé que fuera de estas magnitudes...
    Nunca pensé que me vería rubia y hablando de esa forma xD
    Madre mía, menudos pulmones que tengo! Soy increíble, mira que poder soltar todo ese párrafo sin parar a respirar! xD

    Ánimo y sigue pronto!!! >¬<
    avatar
    Miss Ato
    Usuario
    Usuario

    Cantidad de envíos : 43
    Fecha de inscripción : 09/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Miss Ato el Vie Mar 27, 2009 10:36 am

    Bueno bueno, no se me ansien.....que las cosas nunca son lo que parecen.....una introduccion de Hisana un tanto sorprendente....pero no te pienses que eres la tipica rubia chillona e insoportable (bueno, para Jane siempre serás insufrible, pero no es cosa tuya, es que ella es una amargada)

    no me digas que no te gusta el pelo rubio?? jejeje...con lo bonito que lo tienes > . <


    De todas formas, agarraros que vienen curvas...(lo digo principalmente para los que aun no han salido) porque o no tendreis cambios, o serán cambios curiosos como los de Hisana.....

    y a fastidiarse....que por eso no pedí fichas....sino no habría podido hacer esto xDD (aunque si no os gusta siempre lo podeis decir y tranquilamente dejo de escribir con vosotros....o lo modifico, que no pasa nah eh?)
    avatar
    Hisana
    Usuario
    Usuario

    Femenino Cantidad de envíos : 48
    Edad : 27
    Fecha de inscripción : 14/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Hisana el Vie Mar 27, 2009 6:33 pm

    Ah! No te preocupes por lo del pelo, el rubio me gusta xD
    Es que cuando vi la forma de hablar de mi pj y que además era rubia, mi mente lo relacionó con la típica rubita pija xDD

    Tengo mucha curiosidad por ver qué cambios les has dado a los demás personajes que quedan por salir... jejejeje
    avatar
    Sensei
    Usuario
    Usuario

    Masculino Cantidad de envíos : 27
    Edad : 33
    Fecha de inscripción : 09/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Sensei el Vie Mar 27, 2009 9:06 pm

    ….. dios
    Para empezar, me he reído de lo lindo con los comentarios sarcásticos y venenosos de Jane Tan, tan, taaaaan en su línea. Y pensar que es la casera… es totalmente una ruptura con el género (ahora mismo tengo en mente tres o cuatro series al respeto).
    Y la aparición de Hisana. Sin comentarios. Bueno, mentida, en realidad si hay uno. Es lo peooooooor!!!! Por el amor de Tezuka, a medio leer su párrafo inaugural me han entrado ganas de matarla, de verdad. Aún tengo los nervios crispados… A este paso el fantasma se las pira de vacaciones por estrés. Yo lo haría XD
    Y para terminar de la nada aparece Sen. ¿Será un fantasma? Un flipado que va de ninja? Un ladrón de ropa interior? Sea lo que sea, le pega todo XD

    Venga Miss Ato, a escribir que hay ganas de más, y este fin de semana será muy aburrido y con algo me tengo que entretener ^^
    avatar
    Miss Ato
    Usuario
    Usuario

    Cantidad de envíos : 43
    Fecha de inscripción : 09/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Miss Ato el Vie Mar 27, 2009 10:50 pm

    menos mal que a funcionado quitarle las comas, los puntos y cualquier otro signo de puntuación a la conversacion de Hisana....estaba pensando como conseguía yo darle el enfoque que quería y...mria tu por donde...ha salido bien ^^



    Tal vez me anime a poner algo esta noche o mañana (aunque está sin escribir, asi que sería algo breve...ya veré) y viendo que la chica pija está contenta con su personaje...ale! pos a seguir el fic (a ver como os sienta a los demas...jeje...)
    avatar
    Miss Ato
    Usuario
    Usuario

    Cantidad de envíos : 43
    Fecha de inscripción : 09/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Miss Ato el Lun Mar 30, 2009 11:21 pm

    CONTINUACIÓN


    Cuando el chico pronunció su nombre Jane permaneció en silencio mirándolo con una ceja levantada y la boca algo entre abierta, atónita…

    Jane: ¿Sen? ¿Sen que? Sen el Ninja flipado, Sen el ladrón de ropa interior, Sen en fantasma…¿o que? Porque tu nombre no me dice nada…

    Sen: mmmm….creo que las dos ultimas cosas –dijo tratando de hacer el chiste fácil, pero Jane le miraba de nuevo con la ceja levantada, esta vez transmitiendo un claro…”tu eres tonto”
    Sen, a su vez, sonrió pícaramente mientras miraba de arriba abajo a Jane, una sola pasada, y luego habló.

    Sen: Bueno, disculpa…pero creo que en realidad quien debería presentarse eres tú…después de todo yo estaba conduciendo tranquilamente cuando…aparecí aquí….y tú pareces la dueña de la casa…pero como soy un caballero puedes llamarme Sen el fantasma…al menos supongo que estoy muerto, porque hace un instante atravesé la pared que separa la cocina con….-miró a su alrededor, donde permanecían de pie Jane y él- lo que parece el hall…

    Jane: bueno….sí, eh…Yo me llamo Jane Darks….eh….soy la dueña de esta casa y eh...-decía entrecortadamente por no saber muy bien que decir- ¡bueno mira! Voy a ser clara…tú te has muerto y has aparecido en esta casa, que es donde van a parar las almas de los difuntos para que yo, mmm…la sacerdotisa de los muertos –dijo haciendo una pausa que daba a entender claramente que se acababa de inventar el título- pues para que te envíe al mas allá, así que tú espérame aquí, que yo vuelvo en un minuto, te hago un garabato y ya te puedes ir…


    Sen: un momento, un momento, un momento…-repitió rápidamente haciendo que Jane, que ya estaba en marcha en dirección a su habitación, se detuviera y se diera la vuelta-

    Jane: ¿Qué pasa?

    Sen: ¿Cómo que qué pasa? No se….yo aparezco aquí por arte de magia, resulta que estoy muerto y me quieres enviar al otro barrio y así como así…ni una explicación…

    Jane: ¿explicación de que? – le interrumpió-

    Sen: Pues como he muerto, que me ha pasado, porque estoy aquí, como es eso del más allá…¿voy a ir al infierno o qué?

    Jane: ¿y yo que se? ¿Cómo voy a saber de que has muerto si no te conozco? No soy adivina, ni tampoco una maldita agencia de viajes…¿Qué quieres que te diga del más allá? Supongo que no es el Caribe…pero te dejaré que lo compruebes dentro de muy poquito, y ya una vez allí me mandas una postal ¿si?….anda…sígueme…

    Sen se quedó parado un minuto mirando como subía Jane las escaleras hacia su habitación, y permaneció quieto observándola mientras ella le insistía a que la siguiera.

    Sen: No…-sonrió maliciosamente- eres una chica muy cruel…sobretodo tratándose de un difunto al que te diriges...Creo que me quedaré aquí hasta saber que fue lo que me pasó…y de paso te enseñaré a comportarte…¿Qué te parece?

    Y de nuevo la ceja levantada en la cara de Jane.

    Lo peor de todo, para ella, es que no podía hacer nada para remediar la situación. La inscripción debía dibujarse sobre el pecho de la persona (y bien) para que funcionara, pero teniendo en cuenta que Sen desaparecía cada vez que ella cogía el pincel, y que además la llevaba bastante tiempo hacer el dibujo, el fantasma se la escapaba una y otra vez.
    Habían pasado dos días…dos tortuosos días, todo hay que decirlo, y a Jane le iba a explotar la cabeza. De repente, la idea de sus sesos salpicando la pared no la parecía mal. Y ver los sesos de Sen o Nindë sería ideal. Él la perseguía y la acosaba cada dos por tres, en el baño, en la ducha, en el cuarto cuando se iba a dormir o cambiar de ropa…era un maldito pervertido.
    Aunque debido a su interminable interés por ella, Nindë había permanecido al margen. Ella ya no la seguía, estaba más ausente que nunca, pero se había convertido en una molestia casi a la altura de Sen.

    Jane entró a la sala de estar. Se quedó parada en seco al ver la escena. Parecía como si el mismísimo Quentin Tarantino se hubiera encargado de la decoración de las paredes. Había manchas de sangre por todas ellas, pero no una gotita ni dos… las paredes literalmente chorreaban dicho fluido, como si las hubiesen rajado de arriba abajo.

    Jane: ¡¡¡Nindë!!!

    La joven casera gritó de tal forma que se la pudo oír en medio mundo. Lejos de asustarse…como haría cualquier persona normal al comprobar que su salón se había convertido en un matadero…Jane salió escopetada hacia la cocina, donde Nindë flotaba alegremente.

    Jane: -entrando de sopetón en la cocina con mirada asesina- ¡Maldita compresa usada! ¡¡Te voy a matar!! ¡¡¡ Te voy a rematar!!! ¡¡Te voy a retorcer el cue…! ¡¡ Te voy a pegar una patada en…!!

    Ninguna de las amenazas que decía tenía sentido, ninguna la podría hacer, porque después de todo Nindë ya estaba muerta, y eso la cabreaba aún más a Jane.

    Jane: ¡¡¿pero tú has visto como me has dejado las putas paredes?!! ¡¿Qué te piensas que es esto, la casa del terror?! ¡Me tiro todo el puñetero día limpiando las paredes que TÚ embadurnas con sangre y…! ¡¿a dónde vas?!

    Nindë salió de la cocina atravesando la pared, dejando una nueva mancha que chorreaba (y por el otro lado del muro otra)

    Jane: ¡¡¡¡¡AAAAAAGGGHHH!!!! –salió corriendo de la cocina persiguiendo a Nindë- ¡Vuelve aquí guarra! ¡¡ Te voy a mandar al otro barrio!! Se acabó… ¡A la puta calle! No me vas a joder más las paredes….¡¿Dónde estas?!

    Hisana y Sen, que habían observado la escena en silencio, podían oír los gritos de Jane mientras perseguía al fantasma por toda la casa.

    Hisana: ¿siempre está de tan mal humor?

    Sen: No se, yo llevo aquí tanto como tú, y lo cierto es que siempre que me habla es para insultarme así que….

    Hisana: Pero es porque te metes en el cuarto de baño cuando está ella.

    Sen: Oh vamos…es tan silenciosa que nunca me doy cuenta de donde está…

    Hisana: Ya claro…

    Sen: Te dije que no prepararas desayuno para mi, estoy muerto ¿recuerdas? Nosotros no comemos.

    Hisana: ¡Anda ya! ¿y por qué no? Yo que te había preparado algo con toda la ilusión del mundo –puso cara triste-

    Hisana había reaccionado casi tan bien como Jane al hecho de vivir con dos fantasmas. En los dos días que llevaba en la casa se había limitado a escoger habitación y decorarla.





    Jane: Bueno, bienvenida a mi casa….que a partir de ahora será la tuya. –dijo invitando a entrar a la otra chica- En esta primera planta está la sala de estar, la cocina, el hall y un cuarto de baño. Arriba están las habitaciones, sígueme –subió por las escaleras con Hisana a la espalda – hay cinco habitaciones, puedes elegir la que quieras…

    Hisana: ¿esta?

    Jane: eh….ejem…esa es la mía…aparte de esa y otra más que está cerra…

    Hisana: ¿esta? Uy, no abre…

    Jane: Si bueno, es que esa está cerrada, pero de las demás puedes escoger la que quie…

    Hisana: ¡Esta!

    Jane: eso es el cuarto de baño…

    Hisana: jajajaja

    Jane: señor…


    Para cuando Jane se cansó de perseguir inútilmente a Nindë y volvió a la cocina, Hisana se había ido. Era bastante pronto, pero se ve que su peluquería tenía bastante éxito y abría a esas horas.
    Jane se sentó en una de las sillas que estaban junto a la mesa. Ignoró a Sen, que la miraba atentamente desde otra silla, sonriente.
    Hisana se había molestado en prepararla el desayuno. Jane miró al plato. Dos huevos fritos y una loncha de bacon frito, colocados de forma que pareciera una cara sonriente. En otro platito dos rebanadas de pan recién hecho y a su derecha una servilleta bien doblada con un par de cubiertos encima.

    Jane: Solo falta el zumo de naranja, en plan desayuno americano.

    Sen: Te lo ha metido en la nevera, dice que así no se le van las vitaminas tan pronto, y el café lo tienes en el microondas, caliéntatelo a tu gusto.

    Jane se quedó sorprendida. Después de todo Hisana no era una mala chica, pensó. Si no fuera tan irritante a veces…
    Y con esas “veces” se refería a las ocasiones en las que entraba a su cuarto sin permiso, sin llamar, sin inmutarse por nada.
    Si, tal vez ese era el defecto de su nueva inquilina, no pillaba demasiado bien las indirectas (ni las directas). Por lo demás…le había pagado la entrada a tiempo, la hacía el desayuno, recogía a menudo y limpiaba. Y lo mejor de todo, no se molestaba por la presencia de los fantasmas.
    Jane sonrió. Pronto se libraría de ellos.

    Sen: Que sonrisa más siniestra…cualquiera diría que tramas algo…

    Jane: tengo que salir, si alguien llama preguntando por el alquiler de habitaciones….cosa que dudo…le dices que llegaré a la tarde. –miró a Sen de arriba abajo- se ve que cuando estáis dentro de la casa parecéis personas normales…

    Sen: Eso me ha dolido….soy una persona normal…

    Jane: Eres un jodido fantasma pervertido, de normal no tienes nada…

    Jane no solía usar tacos a menudo, se veía que todavía seguía cabreada, y no era para menos, solo con levantarse de la silla y mirar hacia la pared, aun ensangrentada, tenía motivos para enfadarse.
    Sen siempre pensó que las palabrotas en boca de cualquier persona quedaban mal, pero en la de una chica mucho peor. Sin embargo, no le molestaban demasiado cuando Jane las usaba para arremeter con él, era lo único que podía hacer.
    A Sen le encantaba sacar de quicio a Jane. Siempre había sido hombre que disfrutaba de la compañía femenina, cosa que ahora no podría buscar así como así, pero su nuevo cuerpo inmaterial le proporcionaba ciertas ventajas, especialmente viviendo en una casa con dos preciosas chicas, porque las dos eras bonitas a su modo.
    Al menos le mantendrían entretenido mientras estuviera en aquella casa. Todavía no sabía muy bien que hacer.

    Sen: Espero que consiga atraer a otras inquilinas tan monas como Hisana…-dijo para si mismo.

    Fuera de la casa el sol pegaba fuerte. Pudo comprobar que la resistencia de las personas se veía afectada por el calor cuando vio a Jane regresar a casa. Llevaba varias horas fuera, y se la veía cansada.

    Sen: ju ju… ahora se tendrá que duchar…

    El fantasma fue corriendo a abrir la puerta a su querida Jane, y sonrió.

    Sen: Buenas tardes preciosa…

    Jane: Aparta.

    Sen: Tan amable como siempre…deja que te ayude con esas bolsas que traes.

    Jane: Deja.

    Sen: ¿podrías usar más de una palabra para dirigirte a mí?

    Jane: Vete por ahí, pesado.

    Sen: Graaaaacias. Como quieras.

    Y Sen desapareció de su vista. Jane se quedó extrañada, había sido demasiado obediente. Pero no la importaba, dentro de unos días se lo quitaría de encima definitivamente.


    La noche había caído y Hisana volvió a casa. Sen, no teniendo otra cosa mejor que hacer, fue a abrir la puerta.

    Sen: Buenas noches preciosa –sonrió-

    Hisana: Hola Sen ^^ Gracias por abrirme, ¿está Jane?

    Sen: Ains….que diferentes sois. ¡Jane! ¡Te necesitan aquí a la puerta! ¿Quién es ese?

    Hisana había entrado por fin a la casa y traía a un chico de la mano. El joven tenía un aspecto bastante curioso. Vestía traje de chaqueta, pero como si fuera del siglo pasado, de ese tipo de trajes que se suelen ver en las películas para mujeres ambientadas en el siglo XVIII. Su peinado también iba al mismo estilo. Cabello castaño claro, semi largo, con ondas y un flequillo corto. Sen sonrió.

    Sen: Parece asustado…¿le hablaste ya de Jane?

    El chico parecía agobiado, tenía la mirada perdida y estaba algo sonrojado, como si hubiese venido corriendo.

    Sen: Oye tío…¿estás bien?

    Jane: ¿Qué pasa aquí?

    Jane acababa de bajar el último escalón y miraba a los tres.

    Jane: ¿Quién es ese?

    Hisana: ¡Oh! –cogió de la mano al joven y tiró de él hasta llevarlo ante la casera- ¡Mira! He traído a un nuevo inquilino, como te dije que haría.

    Jane observó al chico. Parecía como si cada segundo que pasaba mirándole se le clavara al pobre como una estaca. Estaba inquieto, respiraba entrecortadamente como si no quisiera que se le oyera su propia respiración y daba la sensación de que en cualquier momento iba a echar a correr.

    Jane: ¿de donde lo secuestraste? –dijo fríamente-

    Hisana: ¡No lo secuestré! Me lo encontré por ahí perdido, le di la manita y se vino conmigo…¿a que es mono?

    Jane: y tú eres estupida… ¿y si es un asesino en serie?

    Hisana: ¡Que va! Si es inofensivo.

    Jane: Oye, se está ahogando…

    Hisana: ¡Oh! ¿¿Qué tiene?? –se volvió hacia el chico angustiada, lo que le hizo ponerse más nervioso-

    Jane: Igual es asmático –dio un paso al frente-

    Hisana: ¡Oh! ¿¿es asmatico??

    Jane: No te acerques tanto a él ¿no ves que le estás poniendo nervioso?

    Hisana: ¡Oh! ¿¿¿se va a morir???

    Jane: ¡¿Qué se va a morir ni que narices?! Anda…¡Aparta! – dijo empujando a Hisana hacia un lado, la chica tropezó con su propio pie y casi cae.

    Jane la ignoró y se volvió al chico, que tenía a escasos centímetros de ella. Tan solo le preguntó como se sentía, pero al poner la mano en el hombro del joven, éste perdió el sentido y cayó redondo al suelo.
    El silencio invadió la casa.

    Jane: ….

    Hisana: mmmm…¿podemos quedárnoslo?

    Jane: Qu…¿Qué? – se giró hacia Hisana incrédula-

    Hisana: ¿Por qué no?

    Jane: Hisana…No es una mascota…

    Hisana: Le llamaré Bill –dijo decidida.

    Jane: ¡que no es una mascota dije!

    Hisana sonrió.

    Jane: Ains….me da igual, si paga que se quede…





    CONTINUARÁ
    avatar
    Hisana
    Usuario
    Usuario

    Femenino Cantidad de envíos : 48
    Edad : 27
    Fecha de inscripción : 14/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Hisana el Mar Mar 31, 2009 9:38 pm

    Qué miedo me doy! xD
    Así que Sen también está muerto... debe de sentirse feliz, en cierto sentido, está en una mansión habitada únicamente por chicas! Aunque ahora tennemos a un nuevo inquilino, Bill... xDD
    Y ahora la duda! con Nindë manchando las paredes, Sen acosándola y Hisana acabando con sus nervios... ¿¡Cuánto más resistirá Jane!? Hagan sus apuestas! xD

    Ánimo y sigue pronto!!! >¬<
    avatar
    Sensei
    Usuario
    Usuario

    Masculino Cantidad de envíos : 27
    Edad : 33
    Fecha de inscripción : 09/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Sensei el Mar Mar 31, 2009 10:45 pm

    ¬¬
    ¿soy yo o la primera frase que dice Jane es mi burlesco comentario a la aparición de Sen?

    La verdad es que te quedaste corta al decirme que te había salido “largo”. Si, la mayoría es dialogo pero vaya pedazo capítulo te ha salido. Casi se podía palpar la cada vez mas hinchada yugular de Jane frente a los nervios de un fantasma que todo lo deja hecho un asco, mas el segundo fantasma pervertido de turno. Genial, por cierto, el modo como Sen se resiste a irse al otro mundo… muy lógico, la verdad .

    Y para terminar otro personaje más, esta vez un poco desfasado y, por lo que parece, con miedo/pánico a las mujeres. Sera divertido, la verdad, ver como haces cuajar este personaje (y su nombre, como no, aunque me llevo las de ser el ganador XD ) y tal. Hilarante, por cierto, la reacción de Hisana en plan “¿podemos quedárnoslo?”. Lo que me he reido Rolling Eyes
    Sips, a ver cuando nos deleitas con otro capítulo.




    PD: Por cierto, Sen esta sin internet pero te manda muchos recuerdos y una risa macabra al imaginar lo que le va hacer a tu pj en su fic de zombies ^^
    avatar
    deamar
    Administrador
    Administrador

    Femenino Cantidad de envíos : 71
    Edad : 29
    Fecha de inscripción : 07/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  deamar el Mar Mar 31, 2009 11:42 pm

    No puedo decir mucho más... todo lo que quería decir lo ha dicho ya Sensei en su comentario. Yo también me he reído mucho con Hisana y hasta con Jane enfadada. Te ha salido un capítulo más largo de lo habitual, esto me gusta.

    Sigue así Miss Ato.


    _________________
    avatar
    Sen
    Usuario
    Usuario

    Cantidad de envíos : 13
    Fecha de inscripción : 10/03/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Sen el Jue Abr 02, 2009 12:05 am

    Aqui retransmitiendo desde casa mi padre!!! Como dijo Sensei me quede sin internet xDDD El viernes me viene el tecnico, pero me ire una semana fuera, asi que seguire igual de desaparecido!!! xDDDD

    Ahora al fic!! Muy bueno, me he reido mucho realmente, perola palma se la lleva el personaje de Hisana, irritante y natural por igual, sin pensar nada de lo que dice que por extensión le impide mentir!!Genial!! Y Sen... bueno.. que gracia tiene poder espiar si no puedes tocar?? Eso es cruel!!!!! Almenos podre sobar a Ninde??? Ella tambien es fantasma xDDD O una escena a lo Ghost?? xDD

    Tengo curiosidad por Bill, pero me veo a un Sensei ahi retratado xDDD A ver que sale^^

    Sigue pronto!!! Que lo leere cuando pueda o Sensei me llamara y hara un resumen xDDD
    avatar
    Saito
    Usuario
    Usuario

    Cantidad de envíos : 4
    Fecha de inscripción : 02/04/2009

    Re: La Mansión

    Mensaje  Saito el Sáb Abr 04, 2009 12:43 am

    hasta que me puse al dia con el fics xD


    por dios que me e reido con los comentarios de hisana, tengo una amiga que actua casi igual xD


    me pregunto quien sera bill scratch

    muy bueno, y perfecto para mis ventanas en la Universidad

    Contenido patrocinado

    Re: La Mansión

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue Nov 15, 2018 2:47 am