SHITA! Bakemono no jimusho! (¡ABAJO! ¡Oficina de fantasmas!)

    Comparte
    avatar
    deamar
    Administrador
    Administrador

    Femenino Cantidad de envíos : 71
    Edad : 28
    Fecha de inscripción : 07/03/2009

    SHITA! Bakemono no jimusho! (¡ABAJO! ¡Oficina de fantasmas!)

    Mensaje  deamar el Lun Mar 09, 2009 1:25 am

    Pues yo voy a empezar con un fanfic nuevo que no sé muy bien qué rumbo va a tomar. Aunque la temática la tengo bastante clara ya veremos qué tal sale. Os voy a poner el prólogo y la ficha. Tened en cuenta que aún somos poquitos y según cuánto tardéis en apuntaros el primer capítulo tardará más o menos en salir. Animaos a participar, anda.
    Bueno, ahí va el prólogo:


    SHITA! Bakemono no jimusho! (¡ABAJO! ¡Oficina de fantasmas!)


    El sonido de los frenos forzados en el último momento, el derrapar de las ruedas sobre el asfalto húmedo tras una tarde lluviosa y un golpe seco contra el suelo: todo quedó oscuro. Aún creía ver, como en un sueño, el parpadear del semáforo en verde a punto de cambiar al rojo sangre, pero esa luz ya no estaba allí, ya no la veía. Resonaban en su cabeza sin conocimiento voces desconocidas a su alrededor, se repetían cada vez más lejanas, como ecos en la más negra y profunda cueva, el murmullo aumentaba rápidamente y los gritos se sucedían: ¿está muerta? ¡Llamad a la ambulancia! ¡A la policía también! ¡Un accidente!.

    Ninguno de esos gritos tenía sentido, ¿pedir ayuda? No serviría de nada, ya era tarde. Permanecía con los ojos cerrados y el cuerpo helado en la carretera, no sentía frío. No volvería a levantarse. Ajenas a la multitud destacaron algunas voces, más cercanas.

    - ¿Te quedarás ahí tirada mucho más?

    - No te pases, está aturdida.

    - Es muy joven, pobre infeliz...

    - Pues anda que tú... ¡Bah! ¡Qué más da! ¡Despierta!

    - No hace falta que grites, preguntémosle directamente.

    - ¡Sois unos pesados! En fin, ahí va: ¿arriba o abajo?

    “ABAJO”

    El cuerpo de la chica permanecía inerte en el suelo pero “ella” se levantó. Más nítidos que el círculo de gente que se formaba alrededor de su cadáver vio tres seres a su lado. El más pequeño, con una apariencia más bien infantil, sonrío con aire tranquilizador.

    - Debes estar algo confusa – pero ella no respondió – Ellos son Endurance y Cubia. Yo me llamo Goku. Nos han enviado a buscarte.

    - Jane, me llamo Jane – dijo tras un breve silencio - ¿Dónde se supone que tengo que ir?

    - Presentarte no sirve de mucho – dijo Cubia con tono desagradable –, cuando firmes el contrato perderás ese nombre.

    - Un momento, ¿contrato? ¿Qué contrato?

    - No le hagas caso, siempre es así de irrespetuoso – comentó el mayor, Endurance, intentando calmar un poco el ambiente -. Verás, te llevaremos a la sede de la empresa para la que trabajamos. Firmas un contrato y ¡vida nueva!

    - Ya verás – exclamó animado Goku –, es un buen lugar.

    - ¡Bah! Os pasáis de amables, llegaremos tarde. ¡En marcha! – ordenó Cubia.

    Este último cogió aire y, soplando con fuerza, expulsó una especie de humo amarillo que los envolvió y, segundos después, se desvaneció. A Jane, aquel humo, le recordó ligeramente una embriagadora nube de algodón, aunque pronto se olvidó de ello al ver que había sido transportada, junto a los otros tres, delante de un extraño edificio en pleno barrio comercial.

    - Ya hemos llegado – anunció el pequeño –. Bienvenida a tu nueva vida, bienvenida al Shita!

    Jane observó lo que tenía delante con perplejidad oculta tras una expresión indiferente. No, realmente aquello no era normal, ¡para nada!

    La entrada del Shita! era realmente grande, se alzaba entre un salón de juegos y un bar, formando un curioso conjunto. Aquella construcción destacaba notoriamente entre las demás: era bastante mayor que el resto y también más alta; los colores vivos de sus paredes llamaban mucho la atención, y el rótulo parecía gritar a cualquiera que pasara por allí: “SHITA! Bakemono no jimusho!”. Eso era lo que había escrito allí con enormes letras negras acompañadas de un par de nubes azules y amarillas a ambos lados. El tejado rojo, al estilo sintoísta, acompañaba los muros anaranjados. El marco de la puerta, del mismo color que la cubierta, sostenía un banderín verticalmente, repitiendo de nuevo el nombre de la empresa. La combinación de colores provocó en la pequeña Jane una mueca rara.

    Jane era una chica de diecinueve años, menuda y delgada. Tenía frecuentemente la expresión de la mismísima indiferencia y sus ojos castaños apenas revelaban sentimiento alguno. Su adorable cuerpecito de niña provocaba lo que ella hubiera llamado problemas: gente. Su ropa estaba intacta, a excepción de la camiseta, que había acabado con algunos cortes, aunque tampoco le parecían una molestia. Colocándose bien la enorme mochila negra con un brazo, se cogió la falda con la otra y la apretó intentando expulsar de este modo los nervios que recorrían su inerte cuerpo. En efecto, inerte, dijo para sí misma. Acababa de morir y no sabía muy bien qué pasaría a partir de aquel momento, no recordaba en absoluto cuál había sido la causa por la que perdió la vida instantes antes ni porqué estaba en aquel momento justo ahí: ante el Shita!.

    Miró a su derecha: los tres chicos que la habían llevado hasta allí, sin permitirle preguntas, sin poder negarse, le parecían muy extraños. No se había fijado realmente hasta entonces, no por que no llamaran la atención sino porque había estado mucho más pendiente de lo que pasaría con ella de ahora en adelante. El que parecía mayor, Endurance, era alto y, como los otros dos, delgado; el pelo castaño le caía sobre la frente ocultando ligeramente un ojo azul y un parche. Sonreía tranquilamente admirando el edificio que tenía delante, quizás esperando que ocurriera algo extraordinario. Cubia parecía tener la misma edad que ella; el pelo naranja y los ojos carmesíes eran peculiares pero no igualaban los agresivos cuernos que se erguían sobre su cabeza. Tenia expresión de pocos amigos, lo que realzaba su atractivo rostro. El menor de ellos tendría unas doce primaveras y tenía el cabello de un color marrón claro, aunque una diadema dorada no permitía que el flequillo ocultara sus enormes ojos azules; parecía un niño activo y divertido, una sensación acentuada por la cola de mono que movía incesantemente.
    Goku observaba a Jane con curiosidad, cuya expresión era de incredulidad, ya que ella no recordaba haber visto nunca allí aquel extravagante edificio.


    - No es que tenga nada en contra pero... – abrió la boca por primera vez y, aunque no pudo oirse a sí misma, de alguna manera supo que ellos sí podían - ¿No destaca mucho?

    - En absoluto, sólo nos encuentra quien realmente nos necesita. – dijo una nueva voz a su espalda.

    Jane se sobresaltó y pegó un brinco buscando la propietaria de aquel hablar melódico y meloso que le acababa de provocar escalofríos. Ante ella había aparecido de la nada el rostro de una mujer que poco a poco se hacía más y más visible y que, sin el más mínimo disimulo, la analizó por completo, o más bien lo hicieron mutuamente. Aquella mujer tenía la piel azul y unos grandes ojos violeta tras unas discretas gafas rectangulares. Los labios carnosos, pintados con el mismo color que sus iris, se separaron para articular un saludo y de nuevo esa voz causó que el frío recorriera la médula espinal de Jane. Una larga melena plateada caía por su espalda y el flequillo, peinado hacia un lado, cubría parte de su frente. A ambos lados de su cabeza se dejaban ver tímidamente un par de orejas puntiagudas sin pendientes. Tenía un cuerpo llamativo, que muchos habrían definidio como “un bombonazo”. Sus senos grandes y bonitos estaban medio al descubierto gracias al extremado escote de la chaqueta granate, que marcaba perfectamente pecho y cintura con la ayuda de una bonita falda a conjunto. Las piernas eran esbeltas, o esó pensó Jane, pero para su sorpresa no tenía piernas, sino una especie de vapor o humo sobre el que parecía flotar. Un fantasma. No sabía de qué se sorprendía tras encontrarse con un chico con cuernos, otro que le parecía indescriptible y un niño mono. La mujer apretó la carpeta que llevaba contra el pecho y suspiró.

    - Mi nombre es Crystal. Vendrás conmigo.

    - No te preocupes – dijo el pequeño percatándose del nerviosismo de la joven – Es la secretaria del jefe, estarás bien.

    Recibiendo una amplia sonrisa de la dama azulada, tragó saliva, asintió con la cabeza y entraron por el portón del Shita!. En cuanto estuvieron dentro Jane observó todo cuanto podia observar sin perder de vista a Crystal. Aquello parecía enorme. Al entrar, a la izquierda, había un mostrador con un extraño ser gelatinoso como recepcionista. Avanzando por el pasillo, donde las paredes seguían siendo de aquel naranja intenso tan molesto para la chica, se sucedían puertas de distintos colores de las cuales entraban y salían figuras extravagantes a velocidades espantosas y gritos pidiendo o exigiendo informes, trabajadores u otras cosas necesarias para aquel mismo instante, mientras sonaban teléfonos con un timbre estrambótico constantemente y sobre sus cabezas volaban de un lado para otro aviones de papel coloreados que creaban incluso atascos flotantes en el pasillo. La recién llegada chica consideró aquel lugar un verdadero caos, pero al subir las escaleras el caos fue sustituido por un pesado silencio.

    Llegaron al último piso que, con una decoración mucho más lujosa, tenía un ambiente más relajado. Crystal le indicó a Jane con un gesto que esperara allí y se dirigió a la puerta que había al otro lado de la sala, golpeó con los nudillos cuidadosamente y entró sin esperar respuesta, dejándola sola. Poco después la asustó el grito de un ronco vozarrón que provenía del interior de lo que supuso que era el despacho del director.

    - ¡¿Ya ha llegado la mercancía?! ¡Que entre, quiero conocerla inmediatamente!


    ______________________________________________


    FICHA:

    Nombre:

    Edad:

    Personalidad:

    Historia: (no os paséis)

    Aspecto: (según como vaya la cosa os lo modificaré ligeramente, es decir: si me faltan trabajadores tal vez acabéis con cola de serpiente -por decir algo-)


    _________________
    avatar
    Sensei
    Usuario
    Usuario

    Masculino Cantidad de envíos : 27
    Edad : 33
    Fecha de inscripción : 09/03/2009

    Re: SHITA! Bakemono no jimusho! (¡ABAJO! ¡Oficina de fantasmas!)

    Mensaje  Sensei el Lun Mar 09, 2009 2:00 am

    Pues nada, a esperar que más gente se registre y que todos participen, que hay ganas de empezar a seguir fics.
    Mmm…. A ver cómo me sale la ficha, que hace mucho que no relleno ninguna y la práctica se pierde.

    Nombre: Kumo Arashino

    Edad: 24

    Personalidad: Personalidad de lo más rara y variable, histriónico y a la vez bipolar. Quiere ser el centro de atención, pero le molesta llamar la atención y que mucha gente lo observe. Comportamiento cambiante, puede apasionarse una semana por algo y a los 8 días, aburrirlo (incluidas personas). Simpático, hablador (quizá, demasiado) y de exagerada teatralidad. Difícilmente considerará alguien un amigo, pero cuando así es puede llegar a hacer cualquier cosa, cualquier cosa, por él.

    Historia: La vida de Kumo es de lo más vulgar, normal y aburrida. Nacido en una familia de bien, hizo todo lo que se supone que debe hacer un buen hijo. No se metió en problemas, estudió y obedeció siempre a sus padres. Al fin y al cabo, ese era su papel como hijo. La universidad, y la oportunidad de vivir solo en una gran ciudad, le ayudaron a quitarse la máscara del hijo ejemplar. Empezó a salir y a beber y ligar cada día (aunque los ligues le duraban lo que tardaba a aburrirse de ellas), empezó mil y un cursos (pasando de ikebana a lengua hebrea para entrar en una escuela de artes marciales) en los que aguantó hasta que empezó a aburrirse. Aún y su caótica vida, nunca se saltó un día de clases y se sacó la carrera de biología en lo pactado y estipulado, empezando a trabajar en un laboratorio de investigación de la misma universidad.
    El trabajo le proporcionó una rutina, pero también un profundo aburrimiento. Al llegar a casa, un modesto apartamento, estaba demasiado cansado para salir, de modo que empezó a entretenerse haciendo de alquimista en la cocina: galletas, pasteles, empanadas, platos nacionales y extranjeros… la diversidad de cocinas y de recetas le proporcionó un entretenimiento a largo plazo.
    Pero, en su vulgar y aburrida vida, no todo iba viento en popa. Desde pequeño le fue diagnosticada una cardiopatía severa, que con la edad no hace sino empeorar. Ser una bomba de relojería viviente quizás molestaría a muchos, pero no a Kumo. Saber que podía morir al minuto siguiente no hace sino alegrarlo, ya que lo considera algo extraordinario en su aburrida existencia.

    Aspecto: Alto, muy alto, media melena lisa y negra, piel muy blanca, ojos negros detrás de unas gafas de delgada estructura carmesí. Viste normalmente con ropa cómoda y funcional, le gustan las camisetas hawaianas en verano y los abrigos largos en invierno.
    avatar
    Lunati[qiu]
    Usuario
    Usuario

    Femenino Cantidad de envíos : 37
    Edad : 33
    Fecha de inscripción : 08/03/2009

    Re: SHITA! Bakemono no jimusho! (¡ABAJO! ¡Oficina de fantasmas!)

    Mensaje  Lunati[qiu] el Lun Mar 09, 2009 1:10 pm

    Creo que este fic me va a gustar mucho ^^

    Nombre:Ikari Shino

    Edad: 24

    Personalidad: Aunque parece una persona extrovertida, muy amable y alegre sabe muy bien como guardar sus sentimientos. De hecho no le gusta demasiado relacionarse con la gente, aunque como sabe que no le queda más remedio se aguanta. A pesar de lo amable que aparenta ser es de esas personas que sueltan un corte cuando nadie se lo espera y deja a todos callados.

    Historia: Su infancia no fue demasiado alegre, su madre se largó con otro huyendo del hedor a borracho y de las palizas de su esposo y dejó atrás a su hija. Ikari acabó en más de una ocasion en el hospital, siempre manteniendo la coartada de su padre: "me cai por las escaleras por iba corriendo". Cualquiera podría pensar que fue muy duro y no erraría demasiado. Sin embargo su padre murió a los dos años de la partida de su amdre y la pequeña Ikari de nueve años acabo en una casa de acogida. Allí pudo olvidar todo el maltrato, pero siempre se mantuvo distante de los demas niños. Nadie la adoptó, era demasiado mayor y cuando tuvo edad de ponerse a trabajar consiguió trabajo de camarera. Actualmente vive en un pequeño departamento de dos habitaciones, con baño en el pasillo. Continua trabajando de camarera, pero está estudiando un ciclo nocturno de administrativo.

    Aspecto: Estatura media, pelo negro y largo que le llega a mitad de espalda. Usa gafas por que es tan miope que sin ellas no ve nada. Está algo acomplejada por que le sobran unos kilitos, pero aún así tiene una sonrisa muy atractiva, lastima que no suela sonreir a menudo.
    avatar
    Miss Ato
    Usuario
    Usuario

    Cantidad de envíos : 43
    Fecha de inscripción : 09/03/2009

    Re: SHITA! Bakemono no jimusho! (¡ABAJO! ¡Oficina de fantasmas!)

    Mensaje  Miss Ato el Lun Mar 09, 2009 4:21 pm

    Este fic me suena....no se de que....leí algo de ello verdad? Bueno, ahí va mi ficha, espero te sirva.

    Nombre: Misato Yao

    Edad: 24 (¿por que no?)

    Personalidad: Engreída y pedante. Su palabra es la ley, o eso se cree ella. Está acostumbrada a que recibir todo cuanto quiere y a que las personas le obedezcan. Es una chica de bien, refinada y peripuesta. Odia que le lleven la contraria y cuando se encapricha de algo o de alguien no para hasta que lo tiene.
    Se enfada a menudo, pero es incapaz de mantener una discusión, porque cuando se altera no le salen las palabras, así que acaba enfurruñada, lloriqueando como una niña, algo bastante patetico.

    Historia: Como hija de millonarios, desde niña se ha asociado con gente de alta cuna y ricachones. Recibió la mejor educacion, en los mejores colegios e internados, la enseñaron a ser una señorita y a vivir rodeada de todas las atenciones y lujos que cualquiera puede desear. Pese a todo,a sus 24 años la vida carece de sentido para ella. Es una de las tantas famosas que acaba perdiendo la cabeza joven.
    Drogas, violencia, juergas nocturnas, malas asociaciones... cualquier cosa menos quedarse en casa estudiando. Trata de licenciarse como abogada, carrera impuesta por sus padres, y a la que no presta demasiada atención.
    Actualmente parece que a aprendido algo después de pasar por segunda vez por un centro de desintoxicación y está mas centrada en sus estudios.

    Aspecto: De metro setenta y delagda, bastante delgada. Tiene un pecho perfecto y voluminoso, creación del cirujano, por supuesto (otra de sus locuras). Se ha hecho de todo en el pelo pero actualmente lo tiene rubio platino y liso, melena larga, por debajo de los hombros, y un par de mechas violetas de adorno. Viste caro. Independientemente de lo hortera que pueda ir, lo importante es llevar ropa de firmas famosas.
    avatar
    Sen
    Usuario
    Usuario

    Cantidad de envíos : 13
    Fecha de inscripción : 10/03/2009

    Re: SHITA! Bakemono no jimusho! (¡ABAJO! ¡Oficina de fantasmas!)

    Mensaje  Sen el Mar Mar 10, 2009 1:52 am

    Vamos a divertirnos, oh yeah!! xD


    Nombre:Sekihusai Toryu

    Edad: 22

    Personalidad:Es un joven volátil y pasional. Aun tranquilo o pasota, una mera provocación le puede hacer saltar a la yugular de alguien con palabras ácidas y verdaderas, o incluso intimidar fisicamente si las palabras no le salen. Odia perder o que le dejen en ridiculo. Nunca, bajo ningun concepto, dejara que le humillen sin hacer nada al respecto. Aun su fuerte temperamento, es alguien leal a sus amistades, protector cuando le necesitan y conciliador cuando hace falta (o cuando una disputa estupida le saca de sus casillas). Tiende a moverse mucho cuando esta nervioso... es normal verle correr los dias estressantes, le ayuda a relajarse.

    Historia: Podria decirse que tuvo una vida normal. Su hermano mayor sobresalía en muchisimas cosas, era atletico (él igual), buen estudiante e hijo ejemplar. Sus padres le comparaban con él a menudo, como recordandole que no era tan buen hijo. Cansado de no poder demostrar que se equivocaban, terminó por demostrarles que tenían razón, y se descarrió. Se fue de casa, y se fue a un piso de estudiantes, a alejarse de los problemas que le envolvían. Trabaja duro en distintos empleos, siempre temporales... lo que encuentre para salir dle paso.

    Aspecto: Alto y corpulento (1'88m). Pelo oscuro, no muy largo y desordenado. Sus facciones angulosas pueden resultar atractivas, pero su mirada afilada intimida a menudo.
    avatar
    Hisana
    Usuario
    Usuario

    Femenino Cantidad de envíos : 48
    Edad : 27
    Fecha de inscripción : 14/03/2009

    Re: SHITA! Bakemono no jimusho! (¡ABAJO! ¡Oficina de fantasmas!)

    Mensaje  Hisana el Sáb Mar 14, 2009 11:35 pm

    Me gusta como suena!

    Nombre: Yuuki Wakatsuki

    Edad: 18 (en apariencia, edad verdadera misterio... xD)

    Personalidad: Alegre y muy positiva, siempre parece tener ánimo para hacer de todo. No le gusta mentir ni que le mientan, desarrollando gracias a su gran capacidad de obervación la habilidad de detectar las mentiras de la gente. Le gusta que haya buen ambiente a su alrededor, por lo tomará medidas si ve que éste está muy tenso, llegando a veces a ser un tanto infantil. Normalmente es bastante despreocupada, aunque en los momentos serios es alguien en quien se puede confiar. Su aspecto siempre sonriente hace que que la gente no sea capaz de adivinar en qué está pensando. A diferencia de lo que aparenta, es una gran bebedora, decantándose por los licores japoneses.

    Historia: Antigua sirviente Inari, el dios Shinto del arroz, la fetilidad, la agricultura y los zorros. Debido a ciertas circunstancias, acabó trabajando en el Shita!,motivo que ha acabado convirtiéndose en uno de los mayores misterios de la oficina, ya que siempre responde algo diferente cada vez que le preguntan.

    Aspecto: De mediana estatura, 1,68cm aproximadamente, cuerpo esbelto, facciones finas y piel muy blanca. Sus ojos son de un precioso color ámbar. Una larga melena lisa de negro azabache le cae hasta un poco por debajo de la cintura. Siempre lleva colgado del cuello su "hoshi no tama", una esfera blanca similar a una perla pero más grande y de un brillo misterioso. Cuando está en el Shita! o cuando despliega su poder adopta su otra forma, añadiendose a su aspecto normal un par de orejas y una larga cola de zorro blancas, además de volverse su cabello de un tono blanco-plateado. Respecto a su forma zorro y al número de colas que tiene es otro de los misterios que la oficina...

    Espero que te sirva y...
    Ánimo y empieza pronto!!! >¬< (cuánto tiempo sin decir esto xD)

    Contenido patrocinado

    Re: SHITA! Bakemono no jimusho! (¡ABAJO! ¡Oficina de fantasmas!)

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Mar Sep 25, 2018 12:37 am